.

.

La Sorrozuela es una urbanización en el municipio de Bareyo, cuya capital es el pueblo de Ajo; esta situada entre el faro y la desembocadura del río Campiezo, al final de la ría de Castellanos, o ría de Ajo. La costa es escarpada, agreste y salvaje, muy peligrosa; no hay playa, sólo queda un húmedo arenal durante la bajamar.

martes, 18 de septiembre de 2018

Colaborando desde "La Sorrozuela" con un proyecto de investigación marina, sobre la deriva de los desechos plásticos que acaban en el mar

El 30 de agosto de 2018, sobre las 11.30 horas de la mañana, es decir, 4 horas después de la pleamar, bajando la marea y a 2 horas de la bajamar (con un coeficiente del 74), en el sitio conocido como “puerto chico”, esto es, en un pequeña entrada de mar situada entre “la ojerada” y la ría de Ajo, apareció varado entre las rocas más próximas a la arena, un bloque macizo de madera terminado en cuña que simulaba un navío.
Tenía (tiene) 29,50 cms. de eslora (longitud), 9,40 cms. de manga (anchura) y 6,00 cms. de puntal (altura desde el fondo hasta la cubierta). Sobre el bloque de madera había (hay) en la proa otra pieza de la misma madera y del mismo estilo (terminada en cuña) de 9,50 x 9,40 x 2,30 cms., que sobresale un centímetro hacia delante del cuerpo del casco, esta pieza simula ser el castillo de proa.
Igualmente existe un remedo de castillo de popa de 8,20 x 9,40 cms., si bien su altura varía, dado que es descendente en cuña, tiene 3,20 cms. en la parte más extrema de la popa (de la que sobresale hacia atrás 0.90 cms.) que baja a 1,80 cms. en el extremo interior sobre la cubierta.
Ambos castillos están fuertemente clavados al casco con dos gruesas puntas (clavos) de acero.
El navío en su origen estaba pintado, aunque en su travesía (que no sabemos si ha sido larga o de corta duración) ha perdido el color casi en tu totalidad: los costados (estribor y babor) estuvieron pintados de color azul, muy imperceptible ya, del que sólo quedan los trazos más gruesos, parece que hechos con un rotulador potente. La cubierta (excepto los dos castillos) estuvo pintada de rojo. Sobre el castillo de proa se ve la silueta pintada con rotulador negro de un pájaro o de una mariposa, de estilo tan naïf (obra, seguro, de un niño muy pequeño) que es difícil mayor concreción. Por último, con letra roja, aparece, en el lugar destinado al nombre del navío, en la parte del castillo de proa que sobresale del casco, a ambos lados, unas letras, tanto a estribor (derecha) como a babor (izquierda), que parece que conforman la palabra “ANDERE”.
Pero no hay descripción que mejore una buena fotografía; la que hemos puesto arriba puede que sirva, sobre todo como modelo por si aparece algún barco más por los alrededores de La Sorrozuela.
Sobre la cubierta, entre ambos castillos, hay una inscripción en cuatro idiomas que dice: “Investigación en curso. ¡Ayúdanos!” y “Si me encuentras, contáctanos”; seguido del anagrama del proyecto de investigación a que se refiere, así como la indicación de la página web del mismo: http://lifelema.eu. A continuación figura un número de teléfono de contacto y una dirección electrónica.
¡Ah!, y lo más importante para el desarrollo del proyecto científico del que forma parte, con otros 999 navíos idénticos: dentro de un recuadro aparece el número del barco: 0536.
Hay que decir que todas esas anotaciones están hechas de una manera muy ingeniosa: no hay nada escrito, se trata de una impresión en relieve (en relieve inverso), es decir, se han clavado unos milímetros en la madera, mediante presión, los caracteres indicados, de tal manera que ni el agua salada del mar ni el sol pueden borrar una tinta que no existe, ni una superficie resaltada (que tampoco existe) podría desaparecer por el roce con la arena o las rocas.
Por otra parte, la madera del símil de barco asegura que flotará y será desplazado por las corrientes marinas, por los temporales y por vientos y brisas, al igual que los plásticos y la basura humana flotante cuya deriva tiene que medir el proyecto. Por otra parte, la madera es un material que no es frágil y no se destruye por el choque con las rocas. Todo un acierto en el diseño y construcción que es, como también figura en la cubierta, made by Albaola.
Aquella misma mañana, una hora después de encontrar el barco 0536 lo reportamos al teléfono señalado para ello, con el compromiso, que cumplimos, de remitir esa misma tarde-noche un e-mail con información detallada del lugar y circunstancias del hallazgo.
         Nos hemos cruzado varios e-mails desde entonces con uno de los investigadores, con diversos comentarios y precisiones; en uno de ellos nos ha informado de lo siguiente:
Resumen de la tarea del proyecto europeo LIFE LEMA:
Durante 2017 y 2018, mil barcos de madera serán soltados cerca de las costas española y francesa dentro del proyecto LIFE LEMA (LIFE15 ENV/ES/000252) financiado por la Unión Europea (http://lifelema.eu/es/). Cada barquito está numerado y ha sido pintado por uno o varios niños. Sus mensajes y dibujos estarán pronto disponibles en la página web del proyecto. El principal objetivo de estos barcos es entender la deriva y acumulación de basuras marinas a lo largo de nuestras costas. Aunque sus coordenadas GPS de lanzamiento (longitud y latitud) son conocidas, tu participación es crucial para tomar nota de sus localizaciones de llegada, lo cual nos permitirá tener una imagen de sus más probables trayectorias. ¡Muchas gracias por tu ayuda!
Pie de foto: desde el equipo investigador se nos pidió, como prueba, una foto del barco encontrado y de quienes hicieron el hallazgo; la que hemos puesto como imagen del post es la que les remitimos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.